Célula con cáncer

¿el cáncer también se puede prevenir…?

Célula con cáncer

“El cáncer también se puede prevenir”, es el título de la campaña de Union For International Cancer Control (UICC) del 2010. Dicha campaña tiene la intención de sensibilizar a la sociedad sobre los factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad. Pese a que las intenciones de dicha organización son buenas reconozco que  la frase “se puede prevenir” me incomoda. Me disgusta un poco la carga moral que descargan en contra de los ciudadanos a quienes hacen responsables de no tomar las medidas necesarias para evitar padecer cáncer.

De acuerdo a la información presentada en la pagina de la UICC, el desarrollo de cánceres se puede reducir tan solo con tomar una medidas muy simples como son:

  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Limitar el consumo de alcohol.
  • Evitar la exposición excesiva al sol.
  • Mantener un peso saludable.
  • Tener una alimentación saludable.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Protegerse contra las infecciones.

¡Que simple lo hacen parecer! Después de leer esto cualquiera se pregunta: si es tan simple prevenir el cáncer, ¿entonces por qué es una de las principales causas de muerte en el mundo?. La respuesta es obvia: el cáncer es todo menos una enfermedad simple… menos aún una enfermedad de fácil prevención.

La palabra prevenir se define como: conocer de antemano o con anticipación un daño o perjuicio. Para prevenir el cáncer deberíamos en primer instancia entender claramente la enfermedad y posteriormente cómo podemos (si es que se puede) evitar dicha enfermedad. Y yo les pregunto ¿acaso las autoridades de salud o instituciones gubernamentales o asociaciones nos han explicado claramente qué es el cáncer?, ¿y por qué aseguran que se puede prevenir?.

El cáncer es en principio, no una enfermedad única sino un conjunto de enfermedades (primer problema); a dichas enfermedades se les denomina cánceres porque tienen como característica común la proliferación sin control de células en algún tejido. La pregunta que aquí se hacen los investigadores con respecto al desarrollo de algún cáncer es: ¿qué provoca esa proliferación sin control?

Los estudios han indicado que lo que provoca la pérdida de control en la proliferación de células son mutaciones en el DNA, es decir alteraciones en la información genética (segundo problema). Ahora la pregunta sería: ¿y qué causa las mutaciones en el DNA?… y es aquí donde la palabra prevención se convierte en “un callejón sin salida…”.

En el entendido de que son mutaciones en el DNA la causa del cáncer, la lógica nos dice que prevenir el cáncer implica evitar todo aquello que origine mutaciones en nuestro DNA. Y es aquí donde la cosa se pone color de hormiga: dentro de los factores que predisponen al cáncer (es decir factores que inducen mutaciones en el DNA) tenemos el estrés, la contaminación, la dieta, el tabaco, el alcohol, la radiación solar, predisposición genética, infecciones… y un largo etcétera. En pocas palabras LA VIDA MISMA.

Entre los factores antes señalados existen algunos que simplemente no hay forma de evitarlos, como por ejemplo el estrés. ¿Quién en esta ciudad o en cualquier lugar del mundo puede evitar en algún momento de su vida el estrés?, obviamente nadie. Todos en algún amargo y terrible momento de nuestras vidas hemos sido testigos del devastador efecto del estrés en nuestra salud o en la de algún familiar cercano, efecto que se evidencia en frases como: “¡mientras operaban a su hija lo vi envejecer como diez años!”.

Otro factor de riesgo es la contaminación, además de lo general y ambiguo de la palabra habría que preguntarnos… ¿y para dónde corremos?, ¿en qué lugar del mundo no existe contaminación, si ella viaja libre a lo largo y ancho del planeta con los vientos y las corrientes marinas?. Las dietas como comida alta en grasas y con conservadores: evitar esas dietas suena fabuloso, pero la pregunta es, ¿y cómo le hacemos?, porque ¿cuántos de los alimentos que compramos en el súper y que forman parte de nuestra dieta básica vienen envasados y por lo tanto contienen conservadores, colorantes y demás sustancias?

Y peor aún, hablando de otro tipo de dieta “más sana”, ¿qué verduras y frutas no son genéticamente modificadas o cultivadas con herbicidas y demás plaguicidas, o qué carne y leche hoy en día no es clonada, o qué animal de granja no es tratado con hormonas y antibióticos?

Tan evidente es el efecto del medio ambiente y estilo de vida en el desarrollo del cáncer que sólo del 5 al 10 % de los cánceres se deben a una predisposición genética, el resto es ocasionado por factores externos.

El asunto puede no resultar tan grave si uno puede darse el “lujo” de tener cierto estilo de vida; el problema con la frase “se puede prevenir”, radica cuando uno simplemente estuvo expuesto a agentes carcinógenos por su profesión, o por la simple y humana necesidad de comer y por ello tuvo que trabajar en lugares con concentraciones altas de carcinógenos como son las minas, las construcciones, los laboratorios, etc.

Todos los factores externos que de una u otra manera generan mutaciones en el DNA lo hacen al azar, a veces las mutaciones son graves y a veces simplemente no implican un problema para las células. Así, si uno no presenta una predisposición genética al cáncer, padecer la enfermedad puede ser simplemente un asunto de probabilidades. Para entender cómo aún evitando el tabaco, grandes cantidades de alcohol, haciendo ejercicio y llevando una dieta balanceada no nos asegura nada vamos a entrarle al tema para que cada quien saque sus conclusiones y no dejemos que las organizaciones e instituciones nos conviertan, así tan a la ligera, en personas moralmente irresponsables.

¿Qué es el Cáncer?

Como ya había mencionado el cáncer no es una sola enfermedad, es un conjunto de enfermedades que tienen en común la perdida del control del crecimiento (reproducción y muerte) de las células en algún tejido, el cual es ocasionado por la acumulación de mutaciones (Sorlie, 2004. European Journal of Cancer).

¿Por qué la proliferación de las células es el punto medular en los cánceres?

Las células de nuestros tejidos (como las células de la piel, las células del músculo o las neuronas) tienen como características dos cosas: a) que son células especializadas para cumplir una función específica, y b) que no se duplican o no proliferan. ¡Aaaaaaah! aquí el asunto ya empieza a tener más sentido, una célula “sana” o “normal” en un tejido NO prolifera.

¿Por qué las células especializadas de los tejidos no proliferan?

Digamos que una célula no puede hacer dos cosas al mismo tiempo, no puede ejercer su función y duplicarse a la vez. Vamos a poner como ejemplo a una neurona: las neuronas regulan la actividad cerebral mediante impulsos eléctricos que se trasmiten de neurona en neurona.  Si una neurona se duplicara (proliferar) esto implicaría que dicha neurona dejara de transmitir impulsos eléctricos y que interrumpiera la conexión con las neuronas vecinas. Recordando un poco las clases en la preparatoria sobre el ciclo de división celular, nuestros profesores/as nos platicaron que este ciclo consta de varias fases, y que completar el ciclo de que una célula se divida en dos le toma un tiempo de 24 horas en los humanos.

¿Se imaginan el caos que significaría que grupos de neuronas iniciaran de manera azarosa un ciclo de división celular?, esto implicaría que durante 24 horas este grupo de neuronas no realizaran otra función que no sea la de dividirse. Si el cerebro es quien coordina nuestras acciones entonces si las neuronas dejaran de transmitir impulsos eléctricos nosotros quedaríamos en un permanente lapsus de ¡Ardilla…!, como el perro Dug de la película de UP, o digamos que pensar se convertiría en una actividad intermitente.

Tal vez ahora tenga más sentido la palabra tumor (lesión ocasionada por un crecimiento anormal de células). El cáncer es sólo evidente cuando se forma un tumor, es decir cuando células que perdieron el control de la proliferación debido a mutaciones en el DNA se duplicaron una y otra vez a o largo del tiempo hasta formar un “bulto”, agregado o cúmulo de células cancerosas. Si consideramos que cada célula al dividirse forma dos nuevas células cancerosas y estas a su vez se dividen formando 4 y luego 8, 16, 32, 64… y así sucesivamente, después de un tiempo considerable tendremos un tumor (un montoncito de células cancerosas). Las células de un tumor pueden proliferar, proliferar y proliferar sin que el sistema inmune las ataque; ¿y por qué?… porque éstas células cancerosas no son agentes extraños al cuerpo, por el contrario son parte de nuestro cuerpo.

Aquí puede surgir una duda: ¿y qué pasa cuando nuestro cuerpo sufre de alguna herida, o el cuerpo necesita regenerar un tejido dañado?

Cuando sucede esto otro tipo de células intervienen: las famosísimas y últimamente mal-llamadas “milagrosas” células madre. Éste tipo de células no son más que las células precursoras de las células de los tejidos y son las responsables de la función de regeneración. Las células madre se caracterizan por su capacidad de renovarse –dividirse– y por su capacidad de diferenciar o generar células especializadas, es decir: una célula madre cambia y se especializa y termina siendo una célula más del tejido que el organismo necesita regenerar.

Esta capacidad es la que ha ocasionado que existan diversas hipótesis y algunos datos experimentales que sugieren que las células madre (o troncales como también se les conoce) se encuentren involucradas en el desarrollo de algunos tumores cuando son empleadas en algunas terapias regenerativas.

Continuando con el tema del cáncer… ¿Qué son las mutaciones?

Las mutaciones son cambios en la secuencia del DNA. Si recordamos que el DNA es la molécula que contiene la información que nos hace ser lo que somos con todas nuestras funciones, los cambios en esa importantísima molécula obviamente no son cualquier cosa. La forma en que la información en el DNA se encuentra codificada podría compararse con las palabras. Un cambio en la palabra cortes a corte podría no tener gran relevancia pero un cambio de cortes a cortés cambia por completo el sentido de la frase.

Los químicos en la comida, en el aire, la radiación ultravioleta y demás agentes carcinógenos ocasionan estos cambios o mutaciones en el DNA. Si la probabilidad juega a nuestro favor estas mutaciones pueden no alterar en gran medida la información en el DNA, sin embargo si estas mutaciones ocurren en lugares importantes van a modificarla por completo. ¿Y cuál es el problema con esto? El problema es que la información en el DNA es la que se copia para sintetizar proteínas, y las proteínas a su vez son las que realizan las funciones en la célula (simplificando el asunto). Si la secuencia del DNA que sintetiza a una proteína encargada de controlar la proliferación celular sufre una o varias mutaciones importantes, el resultado es que esa proteína ya no realiza su función y la célula pierde el control de la proliferación.

Tal vez sea simplista decir que desarrollar un cáncer sin tener pre-disposición genética a el es un juego de azar, un juego de probabilidades. Lo anterior lo digo porque las mutaciones se dan al azar y mientras éstas no ocurran en una sección importante del DNA el asunto simplemente no pasa a mayores… claro que si uno vive comiendo, tomando y respirando químicos las probabilidades siempre van a jugar en nuestra contra.

Mutaciones en proteínas que reparan el DNA

Dada la importancia de mantener íntegra la información genética, las células cuentan con una maquinaria que se encarga de reparar dichos daños. Curiosamente las mutaciones en proteínas que se encargan de reparar el daño en el DNA son las que frecuentemente están asociadas a cáncer por predisposición genética.

¿Qué ocurre cuando por herencia tienes un sistema de reparación deficiente de las mutaciones en el DNA?, en este caso los factores externos, como el grisáceo y contaminado aire que respiramos en el Distrito Federal, inducen mutaciones. Estas mutaciones se van acumulando desde una edad temprana, incrementando la probabilidad de que dichas mutaciones ocurran en proteínas que controlan la proliferación.

Por ejemplo, dentro de los genes con mutaciones que predisponen genéticamente al cáncer de mama, se encuentra la proteína nombrada “BRCA1” que justamente es una proteína de la maquinaria que se encarga de la reparación de daño al DNA. Si bien el nombre de la proteína pareciera no tener mucho sentido, lo tiene para todas aquellas mujeres que en su familia existe historial de cáncer de mama, porque pueden pedir que les hagan una prueba para detectar si tienen ese gen mutado y buscar una forma real de prevenir el desarrollo de la enfermedad.

Mutaciones en proteínas de muerte celular.

La muerte celular no es un término que escuchemos a diario en los discursos sobre salud, pero en el tema de cáncer es un termino importante. La muerte celular es parte del desarrollo y equilibrio de los tejidos. La muerte celular remueve células dañadas, viejas o infectadas. Como todo en la célula, la muerte celular es también un proceso orquestado por toda una maquinaria que involucra muchas proteínas y que consta de varias etapas. En el cáncer o daños al DNA, la eliminación de células dañadas por mutaciones es una actividad esencial del cuerpo para evitar el desarrollo de tumores y para una adecuada respuesta inmune.

¿Qué ocurre si la maquinaria de la muerte celular no funciona?

Decíamos que la reparación de mutaciones en el DNA era un paso esencial para evitar perder el control de la proliferación. El control de las mutaciones en la célula es tan importante que en caso de que la maquinaria de reparación no funcione la célula tiene un segundo mecanismo para evitar la herencia de un DNA dañado: ese mecanismo es eliminar a la célula dañada. Si el mecanismo de eliminación de una célula dañada no funciona, entonces células con mutaciones seguirán acumulando mutaciones y la probabilidad de que se conviertan en cancerosas va aumentando con el tiempo.

En relación a esto, existe una proteína, llamada p53, que es esencial para encender la maquinaria que induce la muerte celular (Takaoka et al, Nature, 2003). Si esta importante proteína dejara de funcionar, ya podrían imaginar los desastrosos resultados. Aquí el resultado: la proteína p53 se encuentra disfuncional en casi el 50% de todos los cánceres humanos y hasta en el 80% de los tumores malignos de ovario (Rose SL and Buller RE, Minerva Ginecol. 2002). Si en México contáramos realmente con tecnología de punta (como nos dicen que la tenemos), los diagnósticos de cáncer deberían incluir la búsqueda de mutaciones en esta proteína… Claramente estoy soñando con que algún día podremos contar en México con este tipo de diagnósticos.

Además de los ejemplos aquí mencionados, existen muchos otros para cada caso o tipo de cáncer. Por otro lado están los cánceres que son causados por virus o aquellos que se encuentran claramente asociados a alguna actividad profesional, y aquí la elección es difícil, o comemos o nos cuidamos del cáncer…

Hablando de que el cáncer también se puede prevenir; cuando uno revisa la gráfica del porcentaje de los factores que contribuyen al desarrollo de cáncer, nuestra dieta es la causa principal, ¡la dieta se encuentra incluso por encima del cigarro! Tal vez no exagero si digo que la comida industrializada nos esta matando… entre la obesidad, diabetes y el cáncer, para que queremos más (Anan et al, 2008. Pharm. Res.).

Otro ejemplo de cómo prevenir el cáncer no es un asunto fácil; de nuevo tenemos el caso del cáncer de mama. Dentro de los factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad incluyen además de los anteriormente mencionados; la edad, la falta de maternidad o lactancia, el tiempo de lactancia, niveles hormonales y la dieta. Por si fuera poco, ahora resulta que las mujeres que no tuvieron hijos o si los tienen y no los amamantaron por un mínimo de tiempo tienen mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama. Yo me pregunto: ¿qué mujer en edad de tener hijos hoy en día que tiene que trabajar, puede amamantar a sus bebes?.

En todos los casos de cáncer los expertos recomiendan: el ejercicio, una dieta balanceada, no alcohol y no cigarro. Pero el problema comienza con; ¿Cómo hacer ejercicio y evitar la contaminación?, supongamos que dejamos el carro y salimos en bicicleta… ¿qué nos impide respirar el monóxido de carbono de otros autos o la contaminación que existe en el aire por todos los desechos industriales?, o peor aún, por ejemplo con el problema nuclear en Japón, ¿qué puede impedir que la radiación viaje a todo lo largo y ancho del planeta tierra?

El cáncer es una enfermedad tan vieja como la historia del hombre y digamos que las células también tienen su propia lucha por la supervivencia, lucha que a veces ganan y a veces pierden. Lo único que el cáncer nos enseña es que esta vida es un riesgo maravilloso y por eso hay que vivirlo intensamente. Por tal motivo, siempre me molesta escuchar que digan que el cáncer es una enfermedad prevenible. Se puede detectar… ¿pero prevenir?, como si la gente que por desgracia lo padece o padeció hubiese sido su culpa ¡porque pudo haberlo evitado!

Yo solo quisiera que esa bien intencionada gente nos dijera… ¿Cómo lo prevenimos sin dejar de vivir?

Viviendo en una burbuja… tal vez…

Enlaces de interés sobre este tema:

http://www.uicc.org/programmes/2010-campaign

http://www.nature.com/nature/journal/v424/n6948/full/nature01850.html

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ijc.21487/full

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2515569/?tool=pmcentrez

http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6T68-4DFBNCC-4&_user=6519961&_coverDate=12%2F01%2F2004&_rdoc=1&_fmt=high&_orig=gateway&_origin=gateway&_sort=d&_docanchor=&view=c&_acct=C000069189&_version=1&_urlVersion=0&_userid=6519961&md5=72da38eb8fa6dfd6691c42b9339cbcc4&searchtype=a#fig2

http://www.incan.org.mx/revistaincan/elementos/documentosPortada/1215567331.pdf

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12063435

Anuncios

One thought on “¿el cáncer también se puede prevenir…?

  1. Existen varios metodos para la curacion del cancer como lo es el par biomagnetico (Biomagnetismo) El agua cristal dela doctora Ester del Rio, entre otros peo yo creo que la manera mas integral de lograrlo es elcambio alimenticio y me refiero al equilibrio del PH en el cuerpo, ya que el Cancer significa un exceso de acidez en el cuerpo provocado por diversos factore como lo es la alimentacion, la toxicidad exterior, weno en resumen, aumento de acidez en el cuerpo, por eso hay que equilibrarlo a travez de alimentos alcalinos con lo son las frutas y verduras

    TE dejo esta conferencia, se que te interesara http://thejunglesroom.blogspot.com/2011/05/la-importancia-de-una-alimentacion-sana.html#axzz1NHGxq5UE

    Saludos Fraternales Dios te Bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s