¡La grasa no sólo regresa, además se re-distribuye!

En los últimos años, diversas sociedades, y sobre todo sus mujeres han entablado una lucha despiadada en contra de la grasa de su cuerpo. Eliminar las indeseables “lonjitas” a como dé lugar se ha convertido en el objetivo primordial en la vida de muchas personas. Pero a pesar de las dietas, de los aparatos y de las pildoritas milagrosas, esa indeseable grasa siempre regresa. Y en el caso de quienes optaron por realizarse una liposucción pensando que podían eliminar definitivamente esa grasa de su cuerpo, un estudio reciente demostró que esta grasa no sólo regresa sino que además se re-distribuye.

Mantener un peso adecuado no siempre es fácil, pero la experiencia, los años y varios estudios nos han demostrado una y otra vez que el camino fácil nunca ha resultado ser la solución.

La liposucción, cirugía inventada por el ginecólogo italiano Dr. Giorgio Fisher es considerada una cirugía estética, ya que tiene como objetivo eliminar el exceso de grasa indeseable para mejorar la apariencia corporal. Sin embargo ésta cirugía implica un procedimiento quirúrgico complicado que puede tener complicaciones graves y en ocasiones dichas complicaciones pueden resultar mortales. Si estas posibles complicaciones podrían tomarse como una razón de peso para no arriesgar la vida por perder algunos kilitos de más, los nuevos descubrimientos sobre la re-distribución de la grasa después de la liposucción tampoco son buenas noticias.

Recientemente en una publicación en Obesity el 7 de abril de este año, los investigadores  Teri L. Hernández, PhD, RN y Robert H. Eckel, MD, se preguntaron: ¿después de eliminar la grasa, ésta regresa? y si regresa, ¿en dónde lo hace?.

Para responder a esta pregunta, realizaron un estudio con mujeres sanas, no obesas de forma controlada y aleatoria. Mujeres sanas con depósitos desproporcionados de tejido graso en los muslos, caderas y abdomen bajo, se inscribieron.  Los investigadores midieron a estas mujeres no sólo la cantidad de grasa corporal, sino también su distribución en el cuerpo; después de manera aleatoria escogieron a aquellas mujeres a las que les realizarían la liposucción en muslos y en el abdomen bajo (el grupo de tratamiento) y aquellas a las que no (el grupo control). (Hernandez, Teri et al Obesity, 2011).

Todas las participantes acordaron no modificar en absoluto su estilo de vida durante el año siguiente y asistir periódicamente para que se realizaran las mediciones de cuantificación y de distribución de la grasa corporal.

Los resultados fueron sorprendentes: 1) la grasa volvió un año después de ser succionada, 2) no regresó a los muslos pero sí a las extremidades superiores. La grasa regresó sobre todo al abdomen superior, pero también a los hombros y a los tríceps de los brazos.

Estos nuevos resultados plantean nuevas interrogantes acerca de la liposucción, porque al parecer, y como lo mencionan en su artículo el Dr. Hernandez y colaboradores, el tejido adiposo se defiende, no importa que se quite poquita o mucha grasa, este grasa siempre regresa. Después de estos resultados surge una nueva interrogante en el estudio del tejido graso, ¿cómo es que el cuerpo controla la redistribución de la grasa?, y esto es evidentemente un asunto completamente desconocido. Un intento de explicación la dio el Dr. Liebel quien en un artículo publicado el pasado 30 de abril en el New York Times dijo;

 … al parecer el cuerpo controla el número de células grasas con el mismo cuidado que controla la cantidad de grasa en el cuerpo… (New York Times 30-04-11)

A parecer, más allá de nuestros estereotipos sociales, el problema con el exceso de grasa es que no importa qué método médico o farmacológico se intente emplear para disminuirla de forma rápida, o como algunos presumen de una forma casi mágica: el cuerpo siempre buscará la forma de almacenar la grasa excedente en el cuerpo. Aquí la parte difícil es no comer más grasa de la que necesitamos.

Después de esta noticia, esperemos que mujeres y hombres, y sobre todo jóvenes, tomen en consideración toda esta nueva información antes de decidirse a realizar una liposucción.

Enlaces de interés sobre este tema:

http://www.nytimes.com/2011/05/01/weekinreview/01kolata.html?_r=1&scp=3&sq=liposuction&st=cse

http://www.nature.com/oby/journal/vaop/ncurrent/pdf/oby201164a.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s